La población de Catarroja

En el tercer milenio, los orígenes de Catarroja continúan sin explicación.

Los primeros indicios que tenemos apuntan hacia la posibilidad de un poblamiento romano, como indican los restos arqueológicos en las partidas de L' Hort de Pepica y de L' Alter -poniente y levante del término.

En la época musulmana, Catarroja era una alquería que fue donada por Jaume I a Pelegrí d'Atrossillo y que pasaría en el siglo XIV a manos de Berenguer Dalmau. Bajo su señoría, y apoyado por la ayuda del pueblo, tuvo lugar el enfrentamiento con la iglesia de Valencia por negarse a pagar el Delmo correspondiente, por lo que sería excomulgado. A su muerte su hijo Berenguer Dalmau restituirá los Delmos a la iglesia. De esta señoría destaca la división de los términos de Torrent y Catarroja (el año 1315) i sobre todo la Carta Pobla otorgada el 28 de mayo de 1355. El tercer Berenguer Dalmau obtendría el Privilegi de Franquicies otorgado por Joan II.

En el siglo XV la señoría pasa al linaje de los Sangonera al fusionarse estos a los Dalmau y, posteriormente, en el siglo XVI a los Calatayud convirtiéndose también en Condes del Real por alianza matrimonial. De este siglo data el proyecto de construcción del Camí del Port. Un siglo más tarde, concretamente el año 1631, tuvo lugar un importante enfrentamiento entre el pueblo y el señor -ahora Ximen Pérez de Calatayud- al serle otorgado a éste por Felip IV el Privilegi del Mer y Mixt Imperi, aunque finalmente el proceso se decantaría a favor del primero. De este siglo podemos destacar también la restauración de la Ermita de Sant Antoni de Padua, así como el inicio de las obras de restauración de Sant Miquel -sufragadas por los pescadores- que finalizarían el año 1701.

En cuanto a edificaciones, el siglo XVIII es el de la construcción de la casa señorial de Vivanco así como el Puente del Barranco de Xiva. De 1670 a 1726 la población se mantiene con 200 familias, pero a final de siglo alcanzará los 700 vecinos, destacando el hecho de que más de 450 familias subsisten gracias a la Albufera. Ligado a este crecimiento demográfico irá el proceso de aterramientos a la Albufera, dirigido en especial al cultivo del arroz.

El 17 de septiembre de 1801 se inicia en Catarroja un motín que tenía posiblemente como motivo el pago de los derechos señoriales, y que después se extenderá rápidamente para concluir por fin el 2 de octubre. A mediados del siglo XIX Catarroja tenía 544 casas y 210 barracas, 884 vecinos y 3580 habitantes. Asimismo, el año 1885 el cólera causaba muchas víctimas y obligaba a construir el actual cementerio.

Ya a principios del siglo XX el pueblo tenía 1723 casas, dividido en tres barriadas: Barraques (dedicada sobre todo a la pesca a la Albufera), Centre (agricultura) y Raval (escobas y comercio de tela). Recientemente la industria ha pasado a ser el sector económico predominante, ocupando ya el año 1965 el 45,5% de la población activa.

CATARROJA
Historia, Geografía y Arte.